Tricolor... honor y preeminencia

Poco o nada se conoce del protocolo de las banderas y mucho menos de los cuidados que se debe tener, pero lo que me provoca escribir en esta ocasión, está ligado directamente con nuestra bandera nacional.

La bandera es un símbolo, cuyo significado se refiere a la identidad entre personas que conforman un grupo nacional, ideológico o deportivo.

El uso de las banderas es algo imprescindible si hablamos de temas de protocolo, al margen de su aspecto normativo, pues no hay encuentro, reunión, recepción, o cualquier otro tipo de acto donde no figuren las banderas, ya sea dentro del ámbito local, nacional o internacional.

Para ello podemos referirnos a las precedencias entre otros tantos aspectos, donde se debe tener especial cuidado con la ubicación que se le asigne.

Para citar 2 ejemplos:

Cuando el número de banderas a colocar es “impar”, la de mayor precedencia, en este caso nuestra bandera nacional, irá al centro y a su derecha la segunda bandera, la tercera a su izquierda y así sucesivamente.

Cuando el número de banderas a colocar es “par”, de las dos banderas centrales la que está a la izquierda (si se mira de frente) es la que tiene la preminencia y la otra sería la segunda, el resto deben ser colocadas en alternancia como en el caso anterior.

Durante mucho tiempo la heráldica se ocupó del estudio de las banderas y a partir del siglo XX se desarrolló una nueva disciplina llamada "vexilología" que se dedica al estudio de las banderas en su más amplio sentido. Es una disciplina auxiliar de la historia, aunque hoy día se entiende también su relevancia como parte de la semiótica. Es bueno saber que la persona dedicada a esta actividad es denominada vexilólogo.

A partir de lo anteriormente mencionado, podemos darnos cuenta que la bandera no es un simple y colorido paño que se amarra a un palo, su significado va más allá y nos involucra e identifica directamente como parte de un grupo humano, lleno de historia e identidad y por tal razón, el lugar que se le asigna tiene vital importancia.

Aunque hay una normativa vigente, la colocación incorrecta parece ser una constante ya que muchos de estos errores son cometidos incluso por entidades, donde se supone que hay expertos en estos temas… por lo menos pienso que así debería ser…

Considero que es de mucha necesidad tocar este tema, dado que una sociedad que no cuida sus símbolos patrios, corre inminente riesgo de borrar sus raíces en el tiempo, perdiendo así el respeto y valor al verdadero origen.

Es necesario aclarar que la única motivación para escribir este artículo es netamente académica, cuyo afán no va más allá de procurar e impulsar una mejor educación cívica que promueva nuestro patriotismo.

Ver en diferentes escenarios la incorrecta colocación de nuestra bandera nacional, produce hasta cansancio, de un momento a otro se ve que sirve hasta para empapelar la ciudad y no es una exageración, en el mejor de los casos la utilizamos como parte de una ornamentación, sin tener el más mínimo cuidado con el lugar asignado y mucho menos con el tamaño en relación con otras banderas que la acompañan.

Es difícil abarcar todo lo que se refiere a las banderas en unas cuantas líneas. Sin embargo, voy a tratar de tocar algunos puntos con el propósito de que, de aquí en adelante, le asignemos el lugar que corresponde y empecemos desde casa para poco a poco llegar a los colegios, universidades, entidades públicas y privadas, organismos internacionales, embajadas, ministerios, etc.

El uso de nuestra bandera se encuentra normado como parte de los Símbolos del Estado Plurinacional de Bolivia en el Decreto Supremo Nº 241 del 5 de agosto de 2009.

En el párrafo II del Artículo 6 de la Constitución Política del Estado establece que los Símbolos del Estado, son la Bandera Tricolor rojo, amarillo, verde, el Himno Boliviano, el Escudo de Armas, la Wiphala, la Escarapela, la Flor de la Kantuta y la Flor de Patujú, por lo que es necesario normar y uniformizar sus características y su uso.

Y sigue: Que los Símbolos del Estado reflejan la cultura, el patrimonio y el orgullo de Bolivia, son la más elevada y permanente representación de nuestra diversidad plurinacional y se constituye en valores supremos de integración y soberanía en el proceso de formación de una identidad común, donde todas las bolivianas y bolivianos se sientan parte de la misma comunidad superando sus divergencias.

Y sigue: Que, desde su creación, Bolivia ha contado con leyes, decretos y resoluciones que declaran y establecen normas sobre los Símbolos del Estado, que no están adecuadamente sistematizadas.

Cito textualmente algunos artículos:

Artículo 4°.- (Definiciones)

a) Pieza de tela cuadrangular que se sujeta por uno de sus lados a un asta y se emplea como insignia o emblema de una nación o Estado. En el caso del Estado Plurinacional de Bolivia son: la enseña tricolor compuesta por tres franjas horizontales rojo, amarillo, verde y la Wiphala.

Artículo 7°.- (Colores) Los colores de la Bandera Tricolor, son los siguientes de acuerdo al código *pantone: Rojo: 485 CVU, Amarillo: Process CVU, Verde: 356 CVU.

(*Pantone es el nombre de la guía de colores, mediante la cual se norma e identifica internacionalmente el uso de tintas en imprenta).

Artículo 8°.- (Proporción) Para uniformar el uso de la Bandera Tricolor, se establecen las siguientes proporciones:

Alto de la bandera 7.5 C (Cada franja tiene un alto de 2.5 C)

Ancho 11 C

El término C (inicial de la palabra "cuadrado") corresponde a la unidad de medida mínima que establece en la tabla de construcción, que permite ampliar y reducir proporcionalmente la imagen a escala.

Artículo 9°.- (Uso de la bandera tricolor en instituciones públicas)

I. La Bandera Tricolor será izada todos los días hábiles en el Palacio de Gobierno, Palacio Legislativo y el palacio de Justicia, Ministerios, Prefecturas, Embajadas y organismos internacionales, llevará al centro de la franja amarilla en el anverso y reverso, el Escudo de Armas.

II. La Bandera Tricolor utilizada por las Fuerzas Armadas en sus tres fuerzas y en todos sus institutos y unidades, llevará al centro de la franja amarilla en el anverso y reverso, el Escudo de Armas flanqueada a la izquierda por una rama de laurel y a la derecha por una rama de olivo.

III. Las dimensiones oficiales de la Bandera Tricolor serán las siguientes:

Para Flamear:

300 cm de ancho por 200 cm de alto.

Para vehículos y escritorios:

30 cm de ancho por 20 cm de alto.

Artículo 10°.- (Uso de instituciones educativas) En las unidades educativas públicas y privadas, universidades públicas y privadas y otros centros de formación se izará la Bandera Tricolor todos los días lectivos, en el frontis de sus respectivos inmuebles.

Artículo 11°.- (Uso en eventos deportivos) En la inauguración de los eventos deportivos a nivel nacional, departamental o municipal se izará la Bandera Tricolor mientras se entone el Himno Boliviano.

Artículo 12°.- (Uso general)

I. En las conmemoraciones patrióticas y fiestas cívicas, la población civil izará la Bandera Tricolor en sus casas y edificios; siendo extensivo este derecho a los extranjeros que quieran hacerlo.

II. La Bandera Tricolor podrá ser colocada sobre el féretro de ciudadanos eméritos y distinguidos o que hubieran perdido la vida en servicio al Estado Plurinacional de Bolivia, sin tocar tierra

III. Podrá usarse la representación de la Bandera Tricolor, en forma personal como insignia colocada en el lado izquierdo del pecho; pudiendo ir acompañada por la insignia de la Wiphala.

Evidentemente el contenido de estos artículos no es de conocimiento de todos, aunque fue publicado en la Gaceta Oficial de Bolivia, por lo que no hay excusa de desconocimiento.

Sin embargo, en esta ocasión he dedicado mi columna para compartir solo algunos artículos del DS Nº 241 del 5 de agosto de 2009 (Símbolos Patrios), mismos que solo mencionan la parte referida a la bandera nacional.

En una siguiente entrega compartiré información respecto a nuestra segunda bandera.

Es hora de valorar nuestra bandera y asignarle el lugar que le corresponde.



Comentarios